¿Sabes qué causa el sarro en tus dientes? Comprender cómo prevenir esta enfermedad

Sarro


¿Alguna vez te has parado a preguntarte qué causa el sarro en tus dientes? Este problema es muy común y muchos de nosotros lo conocemos por la desagradable apariencia que da a la sonrisa. Sin embargo, sus consecuencias van mucho más allá de los daños a la parte estética: si no se trata adecuadamente, el sarro también puede dañar la salud bucal.

Pero después de todo, ¿cómo y por qué sucede esto? Es muy común que la gente tenga una serie de dudas sobre qué es el sarro, cuál es su composición y cuáles son exactamente los problemas causados por su presencia en la región oral.

Pensando en esas dudas, hemos preparado un post que pretende explicarles las principales características del sarro, sus consecuencias y peligros y los medios más comunes y eficaces de tratamiento y prevención para hacer frente al problema. ¿Vamos? ¡Disfrute de su lectura!

¿Qué es el sarro?


También conocido como placa, el sarro no es más que una capa blanquecina que se forma en la superficie de los dientes (sobre el esmalte del diente) y luego se calcifica, volviéndose muy duro y resistente.

La formación del sarro comienza con la presencia de bacterias dañinas en nuestra boca, que proliferan principalmente debido a la falta de higiene oral. Cuando se mezclan con proteínas u otras sustancias diversas de nuestros alimentos, el proceso de desarrollo de la placa avanza.

La colonia de bacterias, que no deja de crecer, se adhiere a la superficie dental y comienza a hacer su trabajo. A medida que la población crece, el ambiente oral se vuelve cada vez más raro, es decir, con menos oxígeno. Así, las reacciones que les gustaría hacer pueden ocurrir y excretan sus sustancias que reaccionan con las de la boca, endureciendo la película creada.

¿Qué causa el sarro en los dientes?


Como ya se ha mencionado, la principal causa de la formación de sarro es, sin duda, la higiene oral inadecuada. La razón es muy simple: la acumulación de restos de comida en la región de la boca favorece la proliferación de bacterias nocivas, proporcionándoles el entorno perfecto para realizar sus reacciones vitales.

Los alimentos más dañinos en este escenario son los azúcares, pero cualquier tipo de restos de comida puede hacer que la colonia bacteriana crezca, aumentando en consecuencia la extensión de la placa y su consiguiente endurecimiento, formando el sarro.

Otras razones, como la disminución de la producción de saliva (causada tanto por algunas enfermedades, como por el embarazo o como consecuencia natural del proceso de envejecimiento) y la sequedad de la boca también pueden contribuir a la formación de placa, incluso si el individuo tiene una buena higiene oral.

¿Cómo podemos identificar la presencia del sarro?


El sarro es, en la mayoría de los casos, fácilmente identificable porque es una placa blanca que se encuentra en la región superficial de los dientes. Aunque es difícil de notar cuando afecta la parte posterior de la boca, es muy notable en los dientes delanteros.

La placa tiene un color ligeramente más claro que el propio esmalte y suele estar situada cerca de las encías y los espacios entre los dientes. Además, es común que el sarro esté acompañado de inflamación y sangrado de encías.

¿Cuáles son los peligros del sarro para la salud oral?


Hay dos aspectos negativos para la salud y el primero no está relacionado con la boca, sino con lo emocional: el sarro puede dañar la autoestima de quienes lo tienen. Esto ocurre porque el problema deja una apariencia desagradable en los dientes.

El segundo problema, sin embargo, está directamente relacionado con la salud de la región oral. Con el paso del tiempo y la descomposición de la placa, los dientes se vuelven más susceptibles a la aparición de caries (es decir, pequeños agujeros), lo que puede debilitarlos y hacer que las bacterias se adentren más en su estructura.

Otra consecuencia desagradable es el daño causado a las encías. Con el endurecimiento de la placa y la formación de sarro, es muy común que estas estructuras se enciendan, se hinchen y se vuelvan más propensas a sangrar y a sufrir dolor, lo que trae muchas molestias.

Todo esto sumado puede traer problemas como la sensibilidad dental o incluso la pérdida de algunos dientes, si el problema evoluciona sin el tratamiento adecuado.

¿Cómo podemos evitar este problema?


La mejor manera de evitar la formación de placa es, sin duda, mantener una buena higiene bucal. Para ello, es necesario que algunos cuidados se conviertan en hábitos diarios, como:

  • cepillarse los dientes al menos tres veces al día;
  • usando el hilo dental al menos una vez al día;
  • cepillando tu lengua diariamente;
  • utilizar, cuando se recomiende, enjuagues orales específicos.

Además, la alimentación es un factor muy importante que debe añadirse a la higiene y a la prevención del sarro. Evitar los alimentos extremadamente azucarados (especialmente los alimentos industrializados) es una buena manera de escapar del problema.

Sin embargo, recuerde que comer un dulce de vez en cuando está permitido, siempre y cuando se cepille los dientes inmediatamente después de la comida y no deje que el azúcar se acumule en los dientes.

¿Cuáles son los tratamientos más comunes para el sarro?


Una vez formado, el sarro no puede ser eliminado por medio de cepillado y otras herramientas de uso común. Sólo sirven para prevenir el problema, que debe ser tratado por un dentista de confianza después de la aparición. En otras palabras, el sarro sólo puede ser removido en un consultorio dental.

El procedimiento para la eliminación del sarro se conoce como raspado. Es indoloro y en él el dentista utiliza algunas herramientas (conocidas como curetas) para literalmente raspar la superficie de los dientes y remover la placa calcificada. Además, se pueden utilizar dispositivos de ultrasonido para ayudar en el proceso.

La limpieza rutinaria de los dientes debe hacerse al menos dos veces al año, para que el profesional identifique posibles focos de formación de placa y los elimine antes de que se conviertan en cálculos. En estas consultas, también proporcionará los cuidados necesarios para evitar este problema.

Como podemos ver, lo que causa el sarro en los dientes es prácticamente lo mismo que lo que causa otros problemas bucales. Por lo tanto, mantener la higiene de la región y tener un cuidado diario con la boca es esencial para asegurar la salud y la calidad de vida!

¿Le gustaría saber más sobre cómo mantener la boca limpia y libre de sarro y muchos otros problemas? ¡Lea nuestro artículo sobre higiene oral y obtenga mucha más información sobre este tema!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Lente de contacto dental: Lo que es y cómo funciona

Prótesis dentales: qué son, tipos de prótesis, cuidados principales y cómo puede ayudar a tu sonrisa

Bruxismo: ¿Qué es? Causas y tratamientos

¿Tienes un dolor en la boca? Averigua por qué estás buscando ayuda

¿Cómo funciona el blanqueamiento dental?

Muelas del juicio: Remoción, mitos y verdades

Encía hinchado y sus causas

Dispositivo fijo transparente y alineador invisible: ver las principales ventajas y cómo mantener cada una de ellas

¿Qué son las dentaduras (postizas)?